No pasarse de listo

Varoufakis desempolvó la semana pasada una de las preguntas más antiguas que se recuerdan en la civilización al dejar entrar a la revista francesa “Paris Match en su vivienda para retratar al mediático político griego en su día libre. El imponente ático con vistas al Acrópolis ateniense, la copiosa comida junto a su mujer o la instantánea de Yannis a los mandos de un piano han traído a la mente de muchos la famosa cuestión sobre si cada individuo debe permanecer en la clase social en la que nace o debe aspirar a crecer. Esta duda, tan propia de las revueltas de la Edad Media cuando el pueblo nacía pueblo y moría pueblo, ha puesto al carismático ministro en el punto de mira de sus acérrimos enemigos, cuya cola sale por la puerta del Parlamento heleno y da la vuelta a la Plaza Sintagma. ¿Debe un economista de izquierdas ser pobre a la fuerza? ¿Para ser de izquierdas es necesario presentar la declaración de bienes? Por el contrario ¿un político de derechas debe llevar una vida acomodada per se?

varoudos

Hace un año, tras la muerte de la exmujer de Amancio Ortega, Rosalía Mera, Jabois escribía en El Mundo un alegato en favor de la histórica “costurera” que salió del barrio obrero de Monte Alto para levantar el imperio textil más grande del mundo. En él, recordaba el origen humilde de Mera y como este no fue inconveniente para tirar la puerta abajo de la lista Forbes con su aguja.

“Hizo bandera de causas sociales y destinó dinero a enfermos y desfavorecidos mientras seguía el juego de la vida con sicav y apuestas de casino financiero. Es extraño que sindicatos y comunistas no la llegasen a invitar a conferencias para que explicase cómo una niña pobre y sin estudios puede dar de comer a miles de familias con una aguja de coser, salvo que entiendan que el destino de un obrero es no pasarse de listo. Una lección, la de Mera, tan contrarrevolucionaria como no aspirar siempre a la baja para no perder la simpatía de nadie y hacerse perdonar por el éxito en un país en el que ganar más dinero del necesario para vivir está mal visto.”

Varoufakis, reputado académico, escritor, intelectual respetado en su país y ahora estrella del rock a lomos de una Yamaha 1.300 y sin corbata, ¿no se merece ser retribuido acorde a sus capacidades? ¿debía haber donado todo lo ganado con su trabajo para ser un buen griego de izquierdas? Y volviendo a la eterna pregunta ¿puede un hombre o mujer de izquierdas amasar una fortuna sin ser señalado con el dedo? Los sectores más conservadores de media Europa, Grecia incluida, han visto en el ya polémico reportaje un argumento con el que bombardear al hombre fuerte de Gobierno de Tsipras. A esto se le suma que su segunda, y actual, pareja Danae Stratou proviene de una familia acomodada. Maldito Cupido.

varouunoHay que recordar que, aunque de una forma sibilina, una de las bondades que el capitalismo ha vendido para hacerse fuerte es que gracias a él, cualquiera, independientemente de su procedencia, si se forma y se labra un futuro puede llegar, a grandes rasgos, a hacerse rico. El “American Way of Life” impulsó esta forma de pensamiento hace un siglo. Sin embargo, la acomodada vida que Yannis lleva a los pies del Acropólis después de más de tres décadas de trabajo no merece recompensa alguna porque “se ha pasado de listo”. No ha sabido quedarse quieto en su clase social. Una estupidez tan elitista que desprende cierto aroma al clasismo más centroeuropeo de ópera del siglo XVII. ¿Sería Varoufakis mejor político si viviera en 50 metros cuadrados con una vecina con diez gatos encima y una pareja con un niño gritón debajo? Desde luego que no.

Otra cosa bien distinta es determinar si, con el país en la quiebra técnica, las calles convertidas en un polvorín, y una población asfixiada por el desparrame económico de sus dirigentes durante años, es razonable que el encargado de revertir esa situación aparezca en un medio francés luciendo una posición financiera tan cómoda. ¿Por qué se iba a preocupar de mejorar la situación helena si a él le va bien? pensarán muchos. Pregunta heredada de la nefasta generación de políticos que arrastra el sur de Europa desde hace años.

varoutres

Soy de los que cree que no hace falta ser pobre de solemnidad para luchar contra las desigualdades y apoyar a la clase obrera. De hecho, suelen ser los que han salido de entornos desfavorables para después triunfar, quienes más recuerdan sus orígenes y luchan por revertir las injusticias. No es necesario asaltar Mercadonas ni ocupar fincas para demostrar tu sensibilidad con los más necesitados. Sin embargo, mientras esos gestos son ensalzados, otros como la donación de 20 millones de euros de Amancio Ortega fueron criticados hasta la saciedad. Por pasarse de listo. Amasar una fortuna de más de 40.000 millones de euros cuando te correspondía tener una tienda de barrio sin más aspiraciones que conocer el nombre de tu clientela no está permitido. Si has nacido pobre, mueres pobre. Puedes ser de izquierdas y rico, pero que el mundo no se entere.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s