Llegó, vio y venció

El pasado viernes al filo de las 20.00 horas se anunciaba una de las noticias más esperadas dentro del calendario electoral: Esperanza Aguirre volvía a la primera línea de la política española. El retorno de la dama de hierro madrileña hacía temblar varios asientos de la calle Génova. Tras su renuncia en septiembre de 2012 por motivos de salud al bastón de mando de la Comunidad, muchos dentro de la directiva popular respiraban aliviados al haberse librado, no del todo ya que Aguirre ha seguido manteniendo la presidencia del PP madrileño, de una de las pocas voces críticas dentro del cerrado régimen dirigido por Rajoy. Una vuelta que, para no perder viejas costumbres, no ha estado exenta de polémica desde el primer momento. Sin tiempo para que la cúpula del partido digiriera el retorno de la política, esta se revolvía en su asiento y lanzaba el primer órdago doce horas después de confirmarse su candidatura.

PP MADRID

Aguirre llamó al programa “Fin de Semana” de la Cope en la mañana del sábado para dejar claro que si el PP creaba una gestora para dirigir y coordinar a los populares de Madrid hasta las elecciones, ella renunciaría a la candidatura. Una nueva exhibición de fuerza para dejar claro a sus detractores que durante sus tres años alejada de los micrófonos no había perdido un ápice de fuerza. Una ofensiva relámpago que se amplió a las redes sociales y que atragantó el desayuno a más de uno. Sin tiempo para la reacción, y con los tanques de los “aguirristas” plantados en la puerta del número 13 de la calle Génova, la pelota volaba al tejado de Cospedal designada de nuevo por Rajoy como cortafuegos entre este y Aguirre, y encargada de enfrentarse al miura y solicitarla que dejara el cargo de Presidenta del PP de Madrid como condición para ser candidata.

espe3Un nuevo intento de la cúpula por maniatar el poder de Aguirre que amenazaba con hacer saltar por los aires la siempre tranquila y regia disciplina del partido que dirige Mariano Rajoy. Si se mantenía la idea de la gestora, el PP implosionaría desde dentro hacía fuera sembrando dudas a menos de tres meses para las municipales. Si se cedía a la antigua Presidenta de la Comunidad, esta volvería a salir reforzada y acrecentaría su poder dentro del partido, algo contra lo que lleva luchando en la sombra Rajoy desde hace una década sin aparente efectividad. Aguirre aprovechó además esta refriega para atizar a Manuel Cobo, colaborador cercano a su archienemigo Ruiz Gallardón y actual responsable de política municipal del PP nacional,  y aseguró que “no voy a aceptar ir a la alcaldía para que me haga las listas Javier Arenas y el programa Manuel Cobo“. Sendos bofetones que después reiteraría en su cuenta de Twitter con su ya famoso No soy un monigote.

Sin embargo, la sangre no llegó al Manzanares y la Ejecutiva nacional ha tenido que capitular ante el retorno triunfal de la dirigente, permitiendo que mantenga su cargo al frente del partido en Madrid hasta que se celebren las elecciones el próximo 24 de mayo. Un tiempo más que suficiente para que vuelva a tejer una tela de afines por las distintas alcaldías de los municipios de la Comunidad con los que hacer frente común si la situación lo requiere en el futuro. Algo que vuelve a rechinar a Rajoy y Cospedal, celosos del poder que, como se la empieza a llamar en relación a sus semejanzas con el personaje de la serie “House of Cards”, Esperanza Underwood mantiene en una de las comunidades más ricas y que más dinero gestionan de toda España.

U162550

Así, la que fuera Presidenta de la Comunidad de Madrid durante nueve años, cargo al que accedió gracias al histórico “Tamayazo”, en esta ocasión aspira a lograr el lugar que ostentó durante ocho años Alberto Gallardón, con quien verbalizó su rivalidad en multitud de encontronazos públicos y privados por demostrar quien mandaba bajo el oso y el madroño. Ahora, con el ex ministro de Justicia fuera de juego, Aguirre vuelve a tener el camino libre de oponentes para imponer su disciplina pasando por encima de las órdenes que lleguen desde arriba. Y es que, a estas alturas de la película, nadie quiere nada parecido a una guerra a campo abierto contra la Presidenta que, como en tantas ocasiones, llegó, vio y venció.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s