Ser rico mola

Tener dinero mola. Tener mucho dinero mola más. Tener muchísimo dinero más. Y ser rico ya es la hostia. El dinero te abre muchas puertas, y te cierra otras. Las de la cárcel por ejemplo. Una afirmación que pese a no descubrir nada nuevo, no deja de ser verdad. Más allá de que sea injusto el desbaratado reparto de la riqueza en nuestro país, no saber cuanto dinero tienes mola. Es tan curioso e inaccesible el mundo de los ricos que hasta dentro del club de clubes, hay mini clubes. Hace un mes la revista Forbes publicó la tan cacareada y esperada lista de “Los 100 españoles más ricos”. Chirría un poco que Amancio Ortega, tercera fortuna personal del mundo y primera de España, acumule más patrimonio que los catorce siguientes del ranking juntos, entre los que se encuentra su hija Sandra (5.400 millones). Siempre ha habido clases.

amancio-ricoComo en todo en esta vida, hay que saber ser rico. Cuando tienes 1.000 millones de euros, o 47.600 si diriges el primer grupo textil del mundo, no puedes dejarlos parados porque se devalúan y serás el hazmereír en los salones del Club Financiero. SICAVs, fondos de inversión, accionariado, diversificación de riesgos, bonos soberanos, jugadas en bolsa, la cuota de alta en el club de golf, la gasolina del jet privado, el alimento para las 30.000 cabezas de ganado o tener los bombones a punto para cualquier visita son algunas de las preocupaciones que tener dinero acarrea. Porque no vale con ser rico, también hay que parecerlo. Pero tranquilo, el inmovilismo de la oligarquía española hace que probablemente ni usted ni yo lo seamos nunca. Si quiere aparecer en la próxima lista Forbes ocúpese de buscar entre sus antepasados algún vestigio de apellidos como Puig, Carulla, Gallardo, March, Botín o Del Pino. Eso, o busque entablar amistad con alguno de los 400.000 españoles que cuentan con un patrimonio superior al millón de dólares. Salimos a un multimillonario por cada 120 personas, no es tan difícil.

web_7

Alberto Cortina Alcocer, y su primo Alberto Alcocer Torra

La otra vía es la del “choriceo”. No confundir con ilegalidad, que a veces también. Algunos de los ricos que hoy aparecen entre las 100 fortunas de nuestro país se han manejado a la perfección en este arte. No se trata de robar, sino de acercarte tanto al borde de lo ilegal que puedas ver que hay más allá y aprovecharte. La raya de lo inmoral, por el contrario, ni te acuerdas donde la dejaste. Que se lo digan a “Los Albertos”. Las gabardinas más famosas de nuestro pais se encuentran en el número 26 de la lista con un patrimonio de 1.200 millones de euros y dos torres inclinadas en el centro de Madrid para rememorar su obra. O a Enrique Bañuelos (número 52 con una fortuna de 750 millones), otro señor del ladrillo devorado por su propia avaricia. Y querellado por  maquinación para alterar el precio de las cosas y uso de información privilegiada. Pero ahí están, limpios y con su patrimonio intacto.

Porque resulta paradójico, y estigmatizante, que entre las 100 personas con más ceros en su haber no figuren inventores, modistas, ingenieros, maestros de las telecomunicaciones, diseñadores web, deportistas o actores. Todo lo contrario, empresarios, hijos de empresarios, hijos de hijos de empresarios, hermanos de grandes banqueros, contratistas del Estado, magnates del textil y la alimentación, acompañados de los apellidos más ilustres de la aristocracia nacional. Según la revista Forbes, sólo 5.612 españoles declaran rentas salariales superiores a los 600.000 euros, revelando que la vasta mayoría de ellos se dedica a vivir de los pingües beneficios obtenidos de las inversiones empresariales y financieras. Para que mover un dedo si voy a seguir devorando el mercado sentado en mi butaca mientras vigilo la caja fuerte escondida tras el retrato de mi abuelo, pensaran. Serán ricos, sí, pero también son españoles.

(Fuente de los datos: Revista Forbes noviembre 2013)
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía, Otros y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ser rico mola

  1. Pingback: No pasarse de listo | Aquí hemos venido a quejarnos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s